Diferencias entre ALOHAPP y apps nativas

Las apps de ALOHAPP son la nueva generación de aplicaciones móviles. Se trata de las apps progresivas, una tecnología diseñada por el mismísimo GOOGLE. Siguiendo sus propias palabras “una app progresiva es una aplicación que recurre a lo último en tecnología disponible para navegadores para ofrecer en móviles la experiencia más parecida a la de una aplicación nativa”. El usuario final no observará diferencias ya que aparentemente son idénticas y funcionan como las habituales aplicaciones nativas.

Si bien, de manera más técnica, estas son las principales diferencias entre las apps progresivas y las app nativas:

Mucho más económicas: El desarrollo de una app nativa es más complejo y requiere un mayor nivel técnico. Dado que una app progresiva se desarrolla de manera similar a una web, su elaboración es mucho más económica. Además, no hay que pagar licencias ni actualizaciones.

No se descarga de app stores: no necesita de publicación en los markets, lo que permite reducir costes y a su vez evita perder tiempo para descargarla. Se instala al instante creando un icono de acceso directo en la pantalla del dispositivo. Además de móvil o tablet, pueden instalarse en el ordenador.

Cargan más rápido: Una app progresiva es hasta 4 veces más rápida que cualquier web. Según diferentes estudios y datos de Google, la velocidad de carga de una web o app es el factor más importante para los usuarios y el 53% abandona una web si tarda más de 3 segundos en cargar los contenidos.

Actualizaciones inmediatas: Al contrario que con las apps nativas, con una app progresiva no tendrás que pagar por cada pequeño cambio ni esperar a que las app stores publiquen la actualización en sus tiendas. Así, tus clientes accederán siempre a la versión más reciente sin tener que hacer nada para ello.

Válida para todos los dispositivos: ofrece una experiencia perfecta tanto en móviles como en tablets, ordenadores y smartwatches, sea el que sea el navegador y el sistema operativo que utilicen. Esto es así porque se adapta automáticamente a todas las pantallas, sin necesidad de configuración adicional.

No ocupan apenas espacio: son súper ligeras, pues su peso es infinitamente inferior al de una app nativa. Así, los usuarios podrán instalarlas en su dispositivo sin miedo al espacio del que disponen y sin deshacerse de otras aplicaciones. Su ligereza contribuye a ofrecer una experiencia veloz.

Las desventajas de una app progresiva son mínimas ya que están creadas para aunar lo mejor de las páginas web y de las aplicaciones nativas. Sin embargo, en la actualidad todavía no pueden acceder a todas las funcionalidades específicas de un dispositivo móvil, como acceso a contactos o a funciones avanzadas de la cámara. Si bien, esta tecnología está evolucionando muy rápido y podemos prever que tales características se activen pronto.

Abrir chat